H enciclopedia 
es administrada por
Sandra López Desivo

© 1999 - 2013
Amir Hamed
ISSN 1688-1672

 


   "the best cultural website in the Spanish-speaking world".
   alexa.com

 
setiembre 2015

   
M, el impronunciable, o la universalidad empieza por casa - Alma Bolón
 

En M, Amir Hamed lleva al lector hasta los lίmites de la frustraciόn. No obstante, honrando en algύn módico grado nuestra tragicidad lectora, los lectores perseveramos. Encantados por una lengua española bellamente inesperada e iluminadora cuyo memorable impacto ilustra la potencia intelectual que la poesía infunde en un texto. Cautivados por una historia que, con cinco mil años a cuestas, hoy está en nuestra candente actualidad, en las bombas que explotan en Mesopotamia y en Medio Oriente, en el calcinado paisaje que proclama el fin de la escritura.[+]
Carne triste y letra viva - Amir Hamed
  
Sujetos más o menos, universales más o menos, en esa muerte de Dios, y entronización del Estado, hemos vivido desde que nos atrevimos a aceptar el desafío de la lectura y asumir el peso de la libertad que, dentro del marco del señor Quijano vendría a ser el peso de reatinarle a la lectura, de encontrar la forma de vivir “bien” aquello que se escribe y aquello que se lee. Pero esa libertad no está dada; exige seguir leyendo.[+]
Más allá del bien y del mal (I) - Friedrich Nietzsche
  
La falsedad de un juicio no es ya una objeción contra él. La cuestión está en saber hasta qué punto ese juicio favorece la vida, y estarnos inclinados a afirmar que los juicios más falsos son los más imprescindibles para nosotros; que renunciar a los juicios falsos sería negar la vida. Admitir que la no-verdad es condición de la vida significa enfrentarse a los sentimientos de valor habituales; y una filosofía que osa hacer esto se coloca más allá del bien y del mal.
[+]
Y esta semana en

 

Educación, tiempo libre y entretenimiento -  Aldo Mazzucchelli

Es lógico que los gremios pidan casi exclusivamente por presupuesto, dado que el resto del esquema no resulta ya comprensible ni comunicable. El resultado es un cínico desánimo: cobremos más, y hagamos “lo que podamos”. Cada vez hay más razones para resentirse cuando uno se sabe miembro de una maquinaria demencial que no hace lo que proclama, que no proclama lo que hace, y que no sabe hacer otra cosa que preparar mal a la mayoría para el ritual profesional, profesional, que para muchos será la continuación del desánimo bajo formas más aparatosas y graves.[+]


volver arriba

Google


web

H enciclopedia